De un tiempo para acá, empecé una “cadena”:  #StopSnapchatOrStopDriving  para crear un poco de conciencia sobre por qué no debes usar Snapchat mientras conduces y me siento contenta de saber que muchas personas se han sumado a esta iniciativa y ya no hacen Snaps mientras conducen, o se han echo eco de esto para decírselo a las personas que siguen que lo hacen. Cada vez que tengo oportunidad, y de manera muy correcta, cuando veo a alguien sigo que está haciendo Snaps mientras conduces le explico que es muy peligroso, no solo porque te pones en peligro tú, sino porque pones en peligro a los demás.

¿Pero por qué empecé con todo esto?

Cuando tenía 22 años, recibí una llamada de mi papá diciéndome que mi mamá había tenido un accidente de coche/carro. Corrí al hospital donde la habían llevado, tuve la suerte de poder hablar con ella, sin saber que esa sería nuestra última conversación, y muy serenamente me dijo “el camión nos chocó de frente y se murió una muchacha jovencita que iba en el otro carro que chocó” eso, entre muchas cosas más que hablamos en ese momento. Horas después murió, al igual que murieron un padre y su hija (la muchacha jovencita) de 20 pocos años que estaban en un viaje familiar. Ese día nunca lo voy al olvidar, porque estas cosas nunca las olvidas, solo aprendes a vivir con el dolor, y por mas que mi mente intentó bloquear ese momento de mi m¡ vida, algunas veces me da por pensar en la persona del camión que chocó de frente a los dos coches, la persona que causó el accidente, en como debe vivir teniendo en su conciencia el haber destruido tres vidas y dos familias por culpa de una imprudencia.

Ha sido la peor experiencia de mi vida

Y por esto, soy muy sensible a estos temas. Los accidentes suceden, y lo peor de esto, es que cuando ocurren al volante, están involucrados todos, tanto el imprudente, como el que tuvo la mala suerte de cruzárselo ese día en su camino. Pero mi historia es solo una de las miles de millones que existen, muchas de las cuales han tenido desenlaces terribles por culpa del móvil o celular, algunas las he leído en titulares, otras me las han contado mis amigos, y algunas más, me las han hecho llegar por mis redes sociales desde que empecé a hablar de este tema.

Pero por qué mi campaña es para Snapchat?

Porque es allí donde se ha empezado a hacer mas notorio el uso del teléfono mientras conduces, quizás la inmediatez del video, o el hecho de que se borrará en las próximas 24h, quizás porque está muy de moda poner el filtro que marca la velocidad o porque la gente piensa que es el mejor lugar. ¡¡Hay muchisimas personas haciéndolo!!! – Algunas aseguran, con sus hijos detrás que es el mejor lugar para hacer snaps -horror-, e incluso yo alguna vez hice uno, mientras estaba en una cola -caravana- y una seguidora tuve que escribirme pidiendo que no lo hiciera, porque su mejor amigo había sido arrollado por un ‘idiota’ que estaba usando el teléfono y conduciendo a la vez, que entendiera que yo estaba siendo esa persona imprudente, inconsciente y peligrosa que podría ocasionar una accidente. Fue en ese momento en que pasé de tomar conciencia a intentar crear un poco conciencia entre mis seguidores y las personas que sigo.

Esta guerra también es para mí

Soy adicta a mi teléfono, lo uso para casi todo en mi día a día, desde la alarma para despertarme, la agenda, bancos, internet, mails, redes sociales, editar fotos del blog, trabajar con mis clientes, y hasta para hacer llamadas -risas-….para todo, como seguramente la mayoría de las personas. Y por eso, esta campaña, iniciativa o guerra contra el uso del teléfono mientras manejas no solo es para dar lecciones a los demás, sino para dármelas a mi misma, por qué como podría promover algo que no practico? Soy del tipo de persona que voltea a mirar el teléfono cuando hay una notificación, o siento una necesidad imperiosa de responder un whatsapp o un mail cuando apenas acaba de llegar. Estamos hiperconectados y algo muy extraño nos  hecho creer que ser va a acabar el mundo si tardamos en responder, y eso es precisamente la base del problema. Tenemos que respirar y pensar: Puedo esperar unos minutos para responder cuando ya no esté manejando??? Merece la pena poner en riesgo mi vida, y al de otras personas por un snap en el que cuentas que el tráfico está horrible o has tenido un día genial?

Y las estadísticas?

Según el diario El País: “Las distracciones ya fueron por primera vez el pasado -2015- año la primera causa de accidentes, tendencia que se mantiene este año, por encima del exceso de velocidad -que sigue siendo la infracción más sancionada- y el abuso de alcohol.” (Ver artículo completo aquí)

Primero empieza por ti #StopSnapchatOrStopDriving

Empieza por hacerlo tú, por convición, por moda, porque perdiste a alguien que amabas porque pasaste un susto por esto, o por lo que quieras, y una vez seas “ejemplo” da el ejemplo:  Si ves a un amigo que lo está haciendo, no dudes en decírselo, si es una persona famosa, también hazlo….

El problema de usar el télefono es que no le vemos el peligro, porque lo usamos muchas veces y no pasa nada…hasta el día que pasa! Por qué esperar?

 

Un Besito y mucho cuidadito, que los estaré viendo, y ustedes también a mi…Aguanta, desconecta y no uses el téléfono mientras manejas..

FacebookTwitterInstagram y Snapchat (rosaframbuesa)

 

Leave a Reply