Son casi las 2am, justo cuando termino de crear un contenido para alguien más…Lo siguiente que iba a hacer era escribir un post (tal como prometí ayer en mi Instagram @rosaframbuesa) sobre mi experiencia en la Barcelona Bridal Week, pero antes echo un vistazo a mi Instagram y Facebook simultáneamente y desde pantallas diferentes, y pasa lo que me ha estado pasando desde hace más de 30 días: La situación de Venezuela me supera, me quita el sueño, me desmoraliza, me da terror, los sentimientos se me revuelven, me imagino las familias de todos las personas que han muerto por manifestar pacíficamente o las atrocidades que deben hacer con los miles de presos por las protestas….pienso en los sentimientos de las personas que están allá, mi familia, mis amigos… Miro el reloj, y me convenzo de dormir, mañana es otro día, en esta parte del mundo que continúa igual.

No hay post de la Bridal, solo estoy yo, una venezolana más que vive fuera, tratando manejar mis propios sentimientos…

Unos días estoy motivada y pienso que vamos a salir de esto, otros en cambio, veo tanta maldad en como reprimen las marchas que pierdo la ilusión. Veo a las tanquetas aplastando a los manifestantes como si se tratara del ataque terrorista de Niza en el que un camión embistió contra personas que iban caminado por una calle. Me lleno de indignación al ver como la misma policía del gobierno asalta, roba y agrede a paramédicos que solo están ayudando a los heridos en las manifestaciones y lanza bombas lacrimógenas dentro de una camioneta que está destinada para ofrecer ayuda humanitaria. Me lleno de odio al ver al desgraciado de Maduro bailando en la TV en cadena nacional mientras cada día matan más y mas gente por protestar contra la dictadura, y tiemblo al saber que en mi ciudad, Valencia los saqueos a supermercados y negocios son cada vez peor. No para de preguntarme ‘hasta cuando?’, quisiera que esto terminara pero también que toda esta lucha valga la pena…

Me iré a dormir, no sin antes rezar para que todo pase, y dormiré tranquila aunque sea pocas horas (a pesar de las preocupaciones, siempre puedo dormir, y llegados a este punto, creo que tengo un don).

Pero cómo cada mañana al sonar el despertador, agarraré mi teléfono para ver las últimas publicaciones que me muestra Instagram, Facebook y  Twitter, para ponerme al día con los mensajes de whatsapp que me suelen enviar de madrugada quiénes están del otro lado del mundo…y vuelvo a sentir esa mezcla de rabia con tristeza e indignación igual que cuando me fui a dormir.

Pero me levanto de mi cama y empieza mi doble vida, la española llena de rutinas y responsabilidades….me olvido de Venezuela y me preocupo por cosas simples como que Carlota y Fedora estén listas a tiempo para ir al cole…lo que voy a decir en la clase que daré este sábado, en el taller DIY que daré en Ikea o el mail que tengo pendiente de contestar, la propuesta que debo enviar, lo que me falta por hacer para cumple de Fedora…pero entre una cosa y otra, vuelvo a ver noticias de Venezuela, cada vez me horrorizan más, y vuelvo a mi otra vida, esta vez la venezolana. Pierdo la concentración de todo lo que estoy haciendo con mi vida española y comparto toda la información que pueda. En mis pensamientos, en mis conversaciones con amigas -que también llevan una doble vida- y muchas otras veces en mi muro de Facebook maldigo mil veces el gobierno corrupto-asesino-genocida-narcotraficante-comunista-dictatorial-ilegales y una larga lista de des-calificativos, pienso que desde aquí es de lo poco que puedo hacer. Este gobierno ha sacado lo peor de mi!

Pasan unos minutos y vuelvo a la vida española…que sigue como siempre y yo debo seguir con ella!

Y así va transcurriendo mi día, con una combustión de sentimientos encontrados, como si estuviera de luto intermitentemente. Con miles de momentos en los que lo que pienso y lo que hago no están en sincronía, en los que camino con mirada perdida o con un nudo en la garganta a punto de llorar, porque aunque viva en España, mi corazón y mente siempre estarán en mi Venezuela.

 

Gracias, a todas las personas que salen cada día a luchar por nuestra libertad. Porque así como digo que al  gobierno les faltará vida para pagar por todo lo que han hecho, a todos los venezolanos que estamos fuera, o estando allá que no puede salir a marchar, nos faltará la vida para agradecerles lo que están haciendo por toda Venezuela.

 

Si llevas esa doble vida que llevamos los que vivimos fuera y quieres sentir que aportas algo puedes hacer muchas cosas para ayudar…

ºCompartir información real, no hacer eco de noticias falsas (muchas de ellas son cortinas de humo lanzadas por las mentes maquiavelicas del gobierno)

ºBuscar organizaciones que estén recolectando insumos, aquí te dejo algunas:

*Primeros Aulixos UCV –

https://www.instagram.com/primerosauxiliosucv/

unidadprimerosauxilios@gmail.com

*Meals4Hope (Ayudan a enviar alimentos a niños de barros pobres en Venezuela)

https://www.instagram.com/meals4hope/

https://www.gofundme.com/meals4hope

*Donaciones desde Barcelona-España


Gracias por todas las visitas que ha recibido este post, tan solo puse palabras a lo que siento…y no me imaginé jamás que podría estar escribiendo lo que sienten otras personas, que están en una situación parecida, ni que la cantidad de visitas recibidas colapsara el servidor del blog 2 veces el mismo día.

FacebookTwitterInstagram y Snapchat (rosaframbuesa)

…..

Quizás te interese leer: Qué hace una venezolana en Barcelona